Oferta radiofónica musical en la Ciudad de México, limitada por la radio comercial: Fernando Mejía Barquera
Libros, Reseñas de Libros

Oferta radiofónica musical en la Ciudad de México, limitada por la radio comercial: Fernando Mejía Barquera

Cirilo Sánchez Pérez

En El soundtrack de la vida cotidiana: Cien años de radio y música popular en la Ciudad de México, Fernando Mejía Barquera se pregunta qué música se escucha en las transmisiones de radio originadas en la capital del país y extendidas a todo el Valle de México, y destaca que en un siglo la oferta radiofónica musical se volvió una paradoja: amplia y limitada a la vez.

Limitada porque la radio comercial quedó inserta en un circuito de consumo mediático, entendido como el conjunto de medios de comunicación organizados en un sistema que promueve los productos musicales que la industria discográfica genera para la venta masiva.

A pesar de que la tarea emprendida pueda llevar a una serie de datos que pudieran estropear la lectura o limitarse a crear una obra descriptiva, Mejía Barquera no renuncia a emplear distintas herramientas para llegar al campo de lo explicativo, muestra de ello son las fotografías y gráficos que engloban gran parte de la obra.

Es muy común caminar por la ciudad y escuchar a lo lejos una serie de sonidos que no podemos distinguir, pero al ir acercándonos identificamos que corresponden a una determinada canción que antiguamente escuchábamos en alguna etapa de nuestra vida. Este tipo de recuerdos musicales nos asaltan en los lugares más comunes que frecuentamos o por voluntad propia nos acercamos a ellos para volver a experimentar un poco de lo mucho que han dejado, e incluso nos sorprendemos cuando encontramos personas que comparten la misma nostalgia en una canción.

Este tipo de experiencias han llevado al autor a indagar un poco más en lo que él considera “la banda sonora de la vida”, y buscar en el repertorio musical de la Ciudad de México cuáles han sido las principales canciones que se han destacado por su popularidad en el medio de comunicación predilecto para llevarlo a cabo: la radio.

La directriz de este trabajo es la curiosidad, como lo demuestran las preguntas que encaminaron los tres capítulos en los que se divide la obra: “¿Por qué la radio de la Ciudad de México difunde precisamente los géneros musicales que transmite y no otros? ¿Cómo se fue conformando históricamente ese tipo de programación? ¿Qué factores intervinieron para que el cuadrante musical adquiriera las características que ahora conocemos?”. Sus títulos corresponden a los resultados obtenidos: Radio y géneros musicales, Hit Parade y Cuadrante inestable.

El autor, Fernando Mejía Barquera

En el primero el lector se adentrará “al recorrido histórico de la manera en que diversos géneros musicales fueron ocupando espacios auditivos entre la población”; en el segundo se “recopilan las listas de aquellas canciones que ingresaron al soundtrack musical de la capital mexicana” durante el periodo 1920-2020; finalmente, se concluye en “una radiografía histórica sobre las transformaciones sufridas por el cuadrante de la Ciudad de México durante el periodo analizado”.

En la obra destacan las fotos de figuras como Manuel M. Ponce, José Mojica, Emilio Azcárraga Vidaurreta, Agustín Lara, Pedro Vargas, Consuelito Velázquez, Gonzalo Curiel, José Alfredo Jiménez, Pedro Infante, Javier Solís, Lola Beltrán, Jorge Negrete, César Costa, Angélica María, Álvaro Carrillo, Marco Antonio Muñiz, Antonio Aguilar, Frank Sinatra, entre muchos otros.

En tanto que el soundtrack musical de la capital mexicana incluye canciones que ocuparon los primeros lugares de popularidad, como:

Un viejo amor, Morenita mía, Júrame, Nunca, Amapola, Te quiero dijiste, Piensa en mí, Bésame mucho, Ahora y siempre, La barca de oro, Bonita, Sin ti, Amorcito Corazón, Cien años, Piel canela, El reloj, Sabor a mí, Agujetas de color de rosa, Never on sunday, Payasito, She loves you, Downtown, Sombras, Satisfaction, La nave del olvido, Let it be, Felicidad, Se me olvidó otra vez, Dancing Queen, Hotel California, Billy Jean, Nunca es suficiente, entre muchísimas más.

Si bien el libro es de carácter documental e histórico, el lector podrá adentrarse en problemáticas sobre el manejo de la música dentro del mercado, así como en descubrir quiénes son los que determinan qué géneros y canciones llegarán a los oídos de los mexicanos a través de las radios comerciales.

12 de octubre de 2021