En Radio Educación, se trabaja
Comunicación Política

En Radio Educación, se trabaja

Redacción

La reducción del presupuesto federal para los medios públicos sacudió la modorra que cargaban las organizaciones sindicales del sector cultura, quienes desde mediados de año, se movilizan para impedir la pérdida de ingresos extraordinarios, más allá de su sueldo base.

En Radio Educación, la reducción del presupuesto del gasto corriente en 75 por ciento, llevó a uno de los cuatro sindicatos que existen en la emisora, llamado Democrático, a realizar foros y consultas entre trabajadores para plantear demandas economicistas y de carácter técnico.

Antes del anuncio y puesta en marcha de la reducción presupuestal, el sindicato mayoritario de esta emisora, no pasaba más allá de atender la agenda interna de los sindicalizados, y no estaba en su agenda “Rescatar a Radio Educación”, como tituló a una de sus consignas.

Este tema llevó a dos expertos en comunicación a confrontar ideas y aclarar realidades: el doctor en comunicación Ernesto Villanueva, ex Defensor de la Audiencia de Radio Educación (2008) y el director de la emisora, el maestro Gabriel Sosa Plata, investigador y analista de la radiodifusión en México.

Villanueva publicó en la revista Proceso (8 nov.), el texto “Radio Educación”, donde toma partido a favor de los sindicalizados; sin reconocer mérito alguno a las autoridades actuales. Esto a pesar del currículum de Sosa Plata, y su conocimiento de la emisora al desempeñarse como Subdirector de Información de la misma emisora (2005-2006) y colaborador semanal, hasta antes de ser nombrado director general de Radio Educación y ser autor de libros acerca de la radio en este país.

Villanueva recuerda las aportaciones de esta emisora a la difusión de la cultura con diversidad, pluralidad y contenidos críticos, así como el abandono presupuestal de los regímenes priistas y panistas. Sin embargo, considera como “una frase retórica” la existencia de lo que se llama “Sistema Nacional de Comunicación Cultural”, que encabeza Radio Educación con sus estaciones en AM y FM en la capital y su señal de Hermosillo, que inició actividades en octubre pasado. Además de las repetidoras en Mérida y Morelia. Menciona además, la baja potencia de sus señales en AM y FM (tres mil watts) en esta ciudad y asegura que Radio Educación carece de “los equipos técnicos mínimos necesarios”.

Advierte que el presupuesto autorizado para la emisora de 77 millones de pesos, menor al otorgado en 2020, será para que la emisora “sobreviva”. Y, reproduce la versión sindical de que los trabajadores ganan como sueldo base 7 mil pesos.

Sin mencionar su nombre, Ernesto Villanueva atribuye la crisis tecnológica y financiera de la emisora a Sosa Plata, y reconoce la gestión del anterior director Antonio Tenorio Muñoz Cota ya que amplío “… el papel del medio, aprovechando las posibilidades del avance tecnológico…”. El colaborador de Proceso lamenta: “Ya no hay ningún Granados Chapa o un Antonio Tenorio que defiendan con la ley en la mano el interés público sobre cualquier otro. El mundo de los pretextos para explicar por qué no se hacen las cosas goza hoy de cabal salud”.

A lo largo de su texto, Villanueva siembra descalificaciones gratuitas. Asegura que en Radio Educación se registra “ausencia de compromiso mínimo con los medios públicos”; “La inercia está ganando la partida”; y encuentra “… capitulación al aceptar en silencio el reducido alcance potencial otorgados a la emblemática radio cultural…”

Al ejercer su derecho de réplica en redes sociodigitales (que Proceso no publicó en versión impresa al menos en su edición de esta semana por razones de espacio), Gabriel Sosa respondió a Villanueva, sin descalificaciones, pero sí mencionando al autor. Aclara que el Sistema Nacional de Comunicación Cultural lo componen las frecuencias 96.5 FM y 1060 AM en Ciudad de México, 107.9 en Mérida, Yucatán (Señal Kukulkán) y la única emisora de onda corta en México, en la banda de los 49 metros (6185 KHz). Además, la concesión otorgada en Morelia , cuya salida al aire se prevé para el próximo año, y la recién inaugurada estación en Hermosillo, Sonora (104.3), lanzada al aire, en octubre. Esto último como prueba de que en “la Secretaría de Cultura y en Radio Educación… sí hay un apoyo y un claro impulso a esta radio pública”.

“Su presencia nacional, explica Sosa Plata, se logra a través de la distribución de alrededor de 15 mil producciones al año, retransmitidas en prácticamente todos los estados de la República. Durante la pandemia, esta difusión se duplicó. Los noticiarios Pulso se retransmiten en más de 25 radiodifusoras públicas, comunitarias e indígenas, y en decenas de emisoras en Estados Unidos a través de Radio Bilingüe. Ninguna otra radio pública logra ese alcance o cobertura en el país en sus espacios informativos.

El funcionario rechaza la afirmación de Villanueva de que Radio Educación ‘no tiene los equipos técnicos mínimos necesarios’: “Si así fuera no habría contenidos. Por el contrario, este año se renovó 30 por ciento la barra de programación, con nuevas producciones… Con la emergencia sanitaria se lanzaron al aire nuevos programas de información y orientación”.

Con relación a la baja potencia de los transmisores y la posibilidad de elevarla, el director respondió: “… ante el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) se encuentra la solicitud de aumento de potencia de la FM en la CDMX, de 3 mil a 6 mil watts. Este incremento de potencia no depende de la asignación de más recursos, sino de una autorización técnica”. “La Institución ha hecho solicitudes en la denominada ‘cartera de inversión’ ante la Secretaría de Hacienda para sustituir los transmisores de AM y de OC, que operan desde hace un cuarto de siglo. También ha hecho gestiones para actualizar su sistema de programación digital de las emisoras”. La viabilidad de esta propuesta “depende de las políticas y recursos que disponga la Secretaría de Hacienda”.

Sosa Plata detalla en su réplica: “no obstante los ajustes presupuestales que se aplicaron en casi toda la administración pública federal para atender la emergencia sanitaria, ningún trabajador o trabajadora de base ni tampoco personal contratado como prestador de servicios profesionales ha sido despedido. En el caso de las y los colegas que prestan servicios profesionales con contrato vigente, hubo un atraso de entre uno y dos meses, pero nos estamos poniendo al día, gracias al apoyo de la Secretaría de Hacienda y de la Secretaría de Cultura.

Rechaza que en la emisora se paguen 7 mil pesos mensuales a los trabajadores como asegura Villanueva: La percepción mensual neta promedio de un trabajador de base (salario base y prestaciones) es de más de 13 mil pesos, de acuerdo con los informes de las auditorias externas. Hay colegas de base, pocos, que gracias a los llamados Servicios Adicionales Compensados tienen ingresos netos que superan los 40 mil pesos al mes, lo que se aproxima al salario de un subdirector.

Por las respuestas de Sosa Plata a los señalamientos de Villanueva, se colige que no había materia para el contenido del texto. Salvo recordar que el país pasa por una crisis económica y sanitaria que impacta a las entidades públicas, reduciendo su gasto corriente. En la emisora se paga puntualmente, no hay despidos, el atraso en los pagos se atiende, aunque sí las diferencias salariales son grandes entre la mayoría de trabajadores con respecto a quienes ganan 20, 30 o 40 mil pesos al mes. Las necesidades técnicas se atienden porque están en trámite como asegura su director, quien afirma que solicitó un presupuesto de 100 millones de pesos para el año 2021. Aunque el Congreso sólo autorizó 77 millones. El diálogo entre autoridades y sindicalizados siempre ocurre.

“¿Aspiramos a más presupuesto?”, pregunta el funcionario, y él mismo responde:” Por supuesto, como lo piden muchas otras dependencias y órganos administrativos cada año. Sin embargo, Radio Educación y su comunidad también son solidarias con la sociedad a la que servimos, en estos tiempos difíciles”.

Radio Educación no ha “capitulado” ni está en la sobrevivencia, la programación continúa transmitiéndose todos los días a pesar de las restricciones preventivas por la pandemia del COVID-19, y la ausencia de al menos una tercera parte de los trabajadores que por su edad, dejaron de asistir a la emisora. El próximo lunes 23 iniciará una semana de actividades con motivo de su 96 aniversario, donde habrá conferencias magistrales, entrega de reconocimientos a trabajadores, estreno de radionovelas, series y conciertos que se transmitirán por las redes sociodigitales.

Facebook Comentarios

20 noviembre, 2020